Bella Verona

En la bella Verona

la belleza se esconde

tras las firmas de los enamorados

que fueron, que quizás son.

Que ya no serán.

El pecho de Julieta brilla bajo el sol,

pulido del roce desesperado

de amantes.

Amantes que se aferran a una teta

antes que a su propio amor.

En cada rincón está el amor en venta,

en forma de candado, a tres cincuenta el beso.

En la bella Verona

la belleza se cuela por un sumidero.

Grande, profundo.

En forma de corazón.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s