Cuentos de heroínas III: El valor

La suya había sido una historia hilvanada a base de injusticias. Una tras otra escupieron la tinta con la que se derramó en los libros, en los murales, mosaicos, lucernas, papiros y vasijas de barro su destino y su leyenda.

Su nombre significaba “protectora” y desde su nacimiento su sino la llevó a dar sin remedio. Era audaz y temprana, como una tormenta en verano estaba llena de luz y de fuerza. No se amedrantaba fácilmente y encontraba huecos por donde empujarse dentro de cada miedo. Fue esta naturaleza indómita la que condujo al mismo Poseidón a violarla en pleno templo.

Las doncellas de Atenea realizaban los ritos como cada día, en su danza sincronizada y mística de gasas volando que se mezclaban con el aire dorado y empapado de olor a aceite y agua de flores, cuando irrumpió en su serenidad lozana una corriente de agua venida de la nada. El dios silenció los cánticos con su voz de cascada furiosa. En visitas anteriores había advertido la fiereza de la joven virgen que la destacaba del resto, exponiéndola. Esta indocilidad había despertado en su ego la necesidad de doblegarla. Quería ver extinguirse la llama crepitante de fuego que ardía en las pupilas de la sacerdotisa. Para ello, la humillación no terminaba en desgarrarla como una bestia, no, su adicción a los juegos le impulsó a condenar no sólo su cuerpo, sino a mortificar su mente o su alma, dejándolo a elección de la víctima.Leer más »

El secreto del Barquito

“Había una vez un barquito chiquitito; había una vez un barquito chiquitito que no podía, que no podía, que no podía navegar.

Pasaron un, dos, tres, cuatro, cinco, seis semanas; pasaron un, dos, tres, cuatro, cinco, seis semanas y aquel barquito, y aquel barquito, y aquel barquito navegó”.

A ver, paremos un momento, todos conocemos esta canción popular, pero detengámonos en la letra de esta historia. Es simple, muy simple, demasiado simple. De hecho, es tan simple que da la impresión de que falta algo.

Por eso me puse a investigar.Leer más »

Hide

Silencio. La clave es pasar completamente desapercibido. Llevo años subiendo a los montes algunas noches en busca de animales salvajes. Suelo ir a por jabalíes, corzos y algunos lobos, pero esta vez aspiro a un botín mayor: el águila real. He estado ya algunas semanas siguiendo sus huellas y estoy seguro de que hoy, al fin, va a ser mía.Leer más »

El mito de Perséfonde

—¿Conoces el mito de Perséfone? –le pregunto a mi compañera de viaje, alguien que no sabía nada de mi existencia hasta hace veinte minutos, cuando arrancó el tren.

Niega con la cabeza, aunque ya esperaba esa respuesta. Yo también esperaba que contestara eso, la verdad.

—Era la hija de Deméter y Zeus, una cría, de tu edad más o menos. Su madre era la diosa del clima y ella de las cosechas. Un día Hades, que pasaba con su carro por donde su sobrina jugaba con sus amigas la vio y se enamoró de ella.

Leer más »

Tu recuerdo

Nota de la autora:

Al final de este comentario dejaré un enlace que te llevará a un texto narrativo. En él encontrarás el relato corto: «No pasa nada, él ésta conmigo», publicado con anterioridad en este blog aquí. Sin embargo, en esta ocasión lo utilicé para crear un relato interactivo, en el cual aparecen una serie de palabras señaladas en diferentes colores. Si cliqueas encima de ellas podrás acceder a otras ventanas en las que encontrarás: microrelatos, reflexiones, poesías, imágenes estáticas o en movimiento e incluso música. En todas estas nuevas ventanas hay una opción para volver de nuevo al relato y seguir leyendo.

Este texto no es un relato cualquiera para mí, pues habla del recuerdo, de la vida, de la esperanza, del dolor, de la familia, de la muerte y del amor fraternal que se siente por un ser querido que ya no está.

Haz click y vive la experiencia…Leer más »

Instrucciones para enfrentarse a los Siete Pecados Empresariales

Este ha sido un relato escrito por encargo para la Gala de Verano de la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE) de Granada, cuya temática de este año son los Pecados Capitales. Para escribirlo me inspiré en un tipo de relato que me encanta del reconocido Julio Cortázar, las «Instrucciones». En este caso, las que tiene que seguir cualquier emprendedor para enfrentarse a sus siete mayores tentaciones. 

Leer más »

Elementales y Cambiantes

Nota de autora: El siguiente texto es el comienzo de Elementales y Cambiantes, mi primera novela publicada con Ediciones En Huida.

 

Estaba jadeando. Había tenido uno de esos sueños que se convertían en pesadillas al despertar. En ellos veía a Ángel con más claridad de la debida. Lo veía entrar por la puerta de mi casa mirando hacia las escaleras, yo bajaba corriendo por ellas, me abalanzaba hacia él abrazándolo y él me correspondía acogiéndome entre sus fuertes brazos. Segundos después, corría y corría, pero jamás podía alcanzarlo. Solo veía su espalda que se alejaba, mis piernas me quemaban y el corazón me ahogaba. Pero sabía que era él, con su pelo rubio oscuro, su piel de un característico moreno rojizo y sus ojos color miel, sin duda, era él.Leer más »