Hide

Silencio. La clave es pasar completamente desapercibido. Llevo años subiendo a los montes algunas noches en busca de animales salvajes. Suelo ir a por jabalíes, corzos y algunos lobos, pero esta vez aspiro a un botín mayor: el águila real. He estado ya algunas semanas siguiendo sus huellas y estoy seguro de que hoy, al fin, va a ser mía.Leer más »

Tu recuerdo

Nota de la autora:

Al final de este comentario dejaré un enlace que te llevará a un texto narrativo. En él encontrarás el relato corto: «No pasa nada, él ésta conmigo», publicado con anterioridad en este blog aquí. Sin embargo, en esta ocasión lo utilicé para crear un relato interactivo, en el cual aparecen una serie de palabras señaladas en diferentes colores. Si cliqueas encima de ellas podrás acceder a otras ventanas en las que encontrarás: microrelatos, reflexiones, poesías, imágenes estáticas o en movimiento e incluso música. En todas estas nuevas ventanas hay una opción para volver de nuevo al relato y seguir leyendo.

Este texto no es un relato cualquiera para mí, pues habla del recuerdo, de la vida, de la esperanza, del dolor, de la familia, de la muerte y del amor fraternal que se siente por un ser querido que ya no está.

Haz click y vive la experiencia…Leer más »

Elementales y Cambiantes

Nota de autora: El siguiente texto es el comienzo de Elementales y Cambiantes, mi primera novela publicada con Ediciones En Huida.

 

Estaba jadeando. Había tenido uno de esos sueños que se convertían en pesadillas al despertar. En ellos veía a Ángel con más claridad de la debida. Lo veía entrar por la puerta de mi casa mirando hacia las escaleras, yo bajaba corriendo por ellas, me abalanzaba hacia él abrazándolo y él me correspondía acogiéndome entre sus fuertes brazos. Segundos después, corría y corría, pero jamás podía alcanzarlo. Solo veía su espalda que se alejaba, mis piernas me quemaban y el corazón me ahogaba. Pero sabía que era él, con su pelo rubio oscuro, su piel de un característico moreno rojizo y sus ojos color miel, sin duda, era él.Leer más »

Oroneta

El cielo de Madrid destila un tono grisáceo que se va apagando en las últimas horas del día. Marina se mueve por las calles empedradas cargada con su caja de herramientas y con ganas de llegar a casa de una maldita vez. Estos días, sin sol ni nubes, son los que le resultan más pesados y, en realidad, no sabe el porqué. Continúa avanzando hacia la Gran Vía mientras contempla los carteles que incentivan a los ciudadanos a mantener limpia una ciudad que no consigue purificarse. Y el denso filtro que ha puesto la atmósfera a la luz natural no contribuye demasiado. Pero no es la ciudad, sino el alma normalmente intrépida y alegre de Marina la que parece sumida en la oscuridad y es incapaz de percibir algo el punto de vista más positivo. Si otros días se contentaría pensado que no va a llover, hoy su mirada se ha fijado en las asquerosas colillas que yacen en la boca de metro de Callao, por la que debe descender para llegar cuanto antes a su hogar.Leer más »

Sobrevaloradas

Habíamos estado hablando de ese día casi todos los días desde hacía varias semanas. Marta se casaba y Laura era la encargada de preparar su despedida de soltera. La verdad es que mi relación con la novia se reducía a la clasificación de meras conocidas, en cambio, Laura y yo habíamos sido amigas en la adolescencia. Pero ya se sabe, cosas que pasan… habíamos perdido el contacto con el paso de los años.

Yo había decidido no ir a la despedida, las razones eran evidentes, nada me unía a las que asistirían a tal evento. No conocía a nadie, no eran mis amigas y además, tenía cosas que hacer en casa. Para más inri yo había sido invitada a la boda por ser la novia de uno de los amigos del novio y probablemente Marta no notaría que yo no estuviera en su despedida de soltera. Sin embargo, cada día que pasaba yo veía, vía Whatsapp, cómo el número de asistentes al evento disminuía drásticamente.Leer más »

Especial

Summary: Eloy odiaba hablar de su familia. No porque no se sintiera orgulloso de ella. Al contrario, la amaba desde el fondo de su corazón. Pero nadie, aparte de su hermana, comprendía su situación. Nadie quería comprenderla, pues era mejor juzgar que escuchar.Leer más »