Escalera

Nota de la autora: poema inspirado en la canción Que me alcance la vida de Sin Bandera, con un toque de la poesía de Don Antonio Machado.

 

Y solo quiero que

me alcance la vida

para demostrártelo.

 

Cuando subes y cuando bajas,

escalón a escalón

en camino,

espiral de emociones

en la escalera,

el portal entre tú y yo,

el timbre que resuena.

Leer más »

Tu recuerdo

Nota de la autora:

Al final de este comentario dejaré un enlace que te llevará a un texto narrativo. En él encontrarás el relato corto: «No pasa nada, él ésta conmigo», publicado con anterioridad en este blog aquí. Sin embargo, en esta ocasión lo utilicé para crear un relato interactivo, en el cual aparecen una serie de palabras señaladas en diferentes colores. Si cliqueas encima de ellas podrás acceder a otras ventanas en las que encontrarás: microrelatos, reflexiones, poesías, imágenes estáticas o en movimiento e incluso música. En todas estas nuevas ventanas hay una opción para volver de nuevo al relato y seguir leyendo.

Este texto no es un relato cualquiera para mí, pues habla del recuerdo, de la vida, de la esperanza, del dolor, de la familia, de la muerte y del amor fraternal que se siente por un ser querido que ya no está.

Haz click y vive la experiencia…Leer más »

No podría escribir los versos más tristes esta noche

No podría escribir los versos más tristes esta noche,

No hoy cuando la boca me sabe a triunfo

(Y las manos a sangre).

 

Cuando lo ojos que te acechan sombríos

Buscan consuelo en gotas de día

Sabes que ha llegado tu hora.

 

Tampoco podría decir que fui mía

Y que tú, alguna vez, fuiste tuyo.

Las orejas traicionan porque escuchan tus propios latidos

Incluso por la mañana, con las resacas en los ojos y los dientes sin lavar.

 

No podría escribir los versos más tristes esta noche,

Porque esos ya los escribí y ninguno

(Pedazo de hijo de puta) hablaba de ti.

Jengibre

Mientras llueva afuera,

siempre estaré a tu lado.

Mientras siga la tormenta,

no creeré tus palabras,

me quedo con la sinceridad,

que ni esconder puede

tu mirada.

Que ya le gustaría al oro

valer tanto como el tiempo,

y más vale el tuyo, el nuestro,

el mío a tu lado. Mis guantes

me queman, cuando te toco

con ellos. Mis ojos

destellan cuando te miro,

como yo te miro,

como nadie me mira.Leer más »