José Miguel Bautista, 2ºA

―¿Cómo puedes decir eso? ―chilló Natalia, tan enervada como descompuesta, ante las palabras de Luis.

―No, si encima seré yo culpable por hacer mi trabajo.

―Nuestro trabajo es todo.

―No, Natalia, nuestro trabajo no es todo, nuestro trabajo es nuestro trabajo y punto.Leer más »