¡Cumpleaños feliz!

Cuentan las antiguas leyendas que, un día, llegaría una generación de literatos destinados a cambiar el mundo a través de las palabras, que sería un grupo heterogéneo de artistas que, cada uno de ellos, con su propio estilo, conseguirían cambiar la concepción de literatura y, además, el mundo también.

Nosotros seguimos buscando esa generación, para acabar con ellos y engañar al mundo con nuestros cuentos fáciles y poemitas de tres al cuarto. ¡Hoy, queridos, la generación trambólica cumple un año! Y es que hoy hace un año que este blog se inauguró, y no podemos estar más contentos.

Lo que empezó como un proyecto divertido, llamativo, diferente, para darnos a conocer  y que, poco a poco, nuestros escritos se fueran abriendo mundo, se ha convertido en un modo de vida para todos los que conformamos este blog. Dudas al principio fueron sustituidas por grandes jornadas de alegría, eventos trambólicos y, sobretodo, muchas risas. Y es que no os podéis imaginar lo que se puede liar en una conversación entre escritores tan diferentes y tan parecidos a la vez.

Pero todo esto no sería posible sin vosotros, obviamente. Así que queremos daros las gracias por este año lleno de letras, relatos, poemas y teatro. Gracias, desde lo profundo de nuestros bohemios corazones de escritores, por hacer de nuestro sueño algo plausible, al alcance de nuestras manos. Gracias a nuestros trambólicos españoles, a los de Estados Unidos, a los mejicanos, chilenos, argentinos, colombianos, venezolanos, salvadoreños, costarricenses, australianos y hasta a los marcianos. Sois la caña.

Y es que este año ha estado lleno de grandes momentos, como nuestros eventos trambólicos: el Día de la Amistad, el Día Internacional del Libro, la Semana del Terror y la Semana del Amor, entre otros. Días largos de lecturas y relecturas, de organización y nervios, que tuvieron resultados excepcionales y satisfactorios totalmente.

Momentos llenos de magia hemos vivido, como cuando conocimos a Abel tres veces en “Abel, Abel, Abel”, de Adriana. Abel, una historia llena de actualidad, de sentimiento, de realidad. Adriana es fuerte, es guerrera y durante este año hemos podido disfrutar de todo su repertorio, desde relatos hasta poemas. ¿Quién no va a querer a nuestra Adri y sus más que extrañas costumbres en la Alameda de Hércules? Aunque ahora viva en Madrid, todos sabemos de lo que es capaz nuestra vikinga favorita. Y más ahora que su primera novela va a ser publicada en Ediciones EnHuida.

¿Y quién no recuerda la noche que vivimos en Salamanca? Carlos nos transportó allí con su leyenda “El estudiante de Salamanca”, aunque al final la noche acabó en Sevilla. Félix de Montemar y su aventura nos sobrecogió y su historia es una de nuestras favoritas desde que el blog se inauguró. Carlos, nuestro entrañable Carlos, siempre consigue dibujarnos una sonrisa, esté en Sevilla, en Alicante o en Madrid. Siempre Carlos.

Desde Lyon, Esperança Torres nos dibujó una actualidad cruda a través de una poesía de primer nivel. Nuestra Espe siempre nos sorprende y nos sobrecoge con su pluma indescifrable e increíblemente real. Como hizo con “Tacones”. “Camina Esperanza Torres por las calles y siente cómo los españoles la miran con ojos de evasión de impuestos”. Esperanza es la realidad, Esperanza es la poesía. Esperanza es nuestra particular Amelie, nuestra francesita, la niña de los ojos color sol.

Y luego, nuestra Espe la Chica, que es la más grande y la más pequeña a la vez, la de “Elementales y Cambiantes”, la de la horda de fans en Wattpad, la que nos cuida y nos manda besos todos los días, la de la sonrisa infinita. Nuestra Espe ha protagonizado momentos llenos de ternura en este año de tramboliqueo, como con “El hilo rojo”, un microrrelato que nos encogió el alma y después nos la abrió. Esperanza Fernández, Marina Tirado, Espe la Chica, nuestra Chica, la amante de los animales y del amor por encima de todas las cosas.

Hablando de dulces, nada como la repostería de Gloria. Que pese a ser, probablemente, delicatesen para Dioses, no es lo mejor de nuestra trambólica. Gloria, cordobesa, publicista, amante de las manualidades, nos rompió con “La otra media”, una historia de amistad y de dolor de la que aún algunos no nos hemos repuesto. Córdoba, la noche, los corazones. ¿Cuánto dura la amistad? A veces, más de lo que la amistad dura en sí.

De publicista en publicista y tiro porque me toca. Javier Pavón, cuya novela “La libertad de un gorrión” será publicada próximamente en Ediciones EnHuida, también nos ha dejado momentos profundísimos este año, como cuando en “Relato 21” y su final nos dejó sin palabras. Escribir sobre el amor no siempre es fácil, y nuestro trambólico, cordobés también, nos presentó este problema en un relato tan sencillo a simple vista y tan diferente al final. Siempre recordaremos sus dragones de papel poblando la facultad, su amor al chocolate y a la cerveza, sus «Letras gilipollas» y sus bromas de todos los colores. Porque, si él está, ¿quién se aburre? ¿Tú te aburres?

Alegría. Alegría es la alegría, es Japón, es la tecnología y es “Vivir”. ¿Os acordáis? Se inspiró en el tema “I lived”, de One Republic (grupo que a todos nos encanta) para escribir este relato. La vida pasa, pero los recuerdos permanecen. Alegría siempre tiene la solución a los problemas, se encarga de que el blog funcione y es el pilar fundamental de esta generación, y de la Facultad de Comunicación de Sevilla también, dicho sea de paso. Además, está en todos los sitios y trabaja para todo el mundo. Sus días tienen que ser de cincuenta horas por lo menos. Y siempre con una sonrisa en la cara y algo nuevo que enseñarnos.

Y, bueno, ¿quién ha ido a la biblioteca de la Facultad de Comunicación de Sevilla y no se ha encontrado a Lidia allí? Perenne de la biblioteca, masajista a tiempo parcial, socióloga y poderosa, Lidia es la sensatez del grupo. Podríamos elegir cualquiera de sus textos para homenajearla, pero nos vamos a quedar con “Copla”. Y es que ella nos advirtió que lo leyéramos de día, y que no se haría responsable de las consecuencias.

Unique es nuestro Óscar, el prolijo escritor, el que gana todos los concursos, el niño de “Los ahora”, el escritor de “Mi media galleta”, el malagueño afincado en Granada, el de las piruetas, los saltos y las idas de olla. Óscar nos ha regalado momentos de lo más variopintos, como en “El cajón del desamor”, que escribió para nuestro San Valentín particular, y en el que nos cuenta la historia de amor y desamor de Tin y Tina. Final sorprendente como siempre, divertido a la par que profundo y lleno de loops, como solo él sabe hacer.

Y en Granada vive también nuestra Afry, la mano del rey de Poniente, la poderosa Barney Stinson siempre perfecta en las fotos, la niña de Liverpool, la incansable luchadora. Afry nos refrescó hace poco con su “Aire acondicionado”, la historia de Ana y Alfonso, del calor y de la asfixia. Afry siempre nos conmueve, Afry siempre nos abruma, Afry siempre lo consigue. Porque el que publica antes o después de ella siempre tiene miedo de lo que pueda pasar. Porque Afry es así y nosotros la adoramos.

Y fuerte también es nuestra Macarena, nuestra pelofuego, nuestra irlandesa, nuestra maga meridiana. Macarena nos vino un día con “Caminante hago camino”, literatura cibernética, y el blog entró en éxtasis. “En la búsqueda constante de uno mismo, hay días en los que –por un instante mínimo e íntimo- encontramos una chispa, y con ella podemos prender el mundo y devorarlo con las pupilas”. Y vaya que si lo hacemos. Macarena, que siempre está disponible pese a tener siempre mil cosas que hacer, la de la risa encantadora, la del cuero y los labios oscuros, la del fuego en el pelo.

Marta es guapa. Marta es fuerte. Marta es poeta. Marta es “María a los catorce”, ese cuadro, esa historia, ese sentimiento. A Marta la queremos porque en Giner no hay nadie más guapa que ella, por su humor y por la caña que nos mete siempre. Marta es la que odia las ñoñerías pero que, cuando el cuerpo se lo pide, adora abrazar.

Y Andrés, que se mueve entre las palabras como pez en el agua, nunca mejor dicho, y que además es la esencia de Sevilla y Mairena. Andrés cree en el futuro, cree en el ser humano. Andrés nos trajo “La Riñonera” y nos enamoró. Con su primera novela recién terminada, nuestro trambólico está preparado para comerse el mundo editorial y ser el siguiente que se une a nuestra lista de escritores publicados.

E Ignacio, nuestro último trambólico, el intermitente, el sorprendente, el poeta desgarrado. Ignacio nos regaló momentos como “Los gusanos de la memoria no caben en el vacío”, y quién sabe qué sorpresas nos tendrá preparadas para el futuro.

Y es que, como podéis ver, somos una gran familia, contentos de tenernos y de teneros. Gracias de nuevo por hacer de esta pequeña idea algo grande, y esperamos que este año que entra nos traiga, al menos, tantas sorpresas y tantos buenos momentos como el que acaba de cumplir. La generación trambólica tiene ya un año, y a partir de ahora todo puede ser mejorar.

No lo olvidéis, porque ella solo lo hizo una vez, pero nosotros lo hacemos siempre, “L’as cagao, Lorrie Moore”.

Un comentario en “¡Cumpleaños feliz!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s