Monster

Cogió el pequeño dispositivo del suelo y se lo llevó a la nariz. El calor de un procesador más el de unas manos concentradas.

Se había tenido que marchar precipitadamente, dejando aquello atrás, pero no sería capaz de alcanzarla. Eso lo tenía claro, ya estaba muy lejos. Aunque la aleación metálica aún conservara trazas del calor de su sangre.Leer más »