Sentado en la Alameda

Olía a mar. Paco no recordaba por qué había salido a la calle en una mañana como aquella. Cádiz en enero era muy fría, y más aún cuando te encontrabas cerca del paseo marítimo. Podía haberse quedado con la estufa encendida dentro del piso, viendo la repetición de cualquiera de las sesiones del carnaval que tenía grabadas en VHS. Más de una estaba gastada de las veces que las había visto. Las de los años de sus primeros premios sobretodo.

Estaba en la calle con su viejo cuaderno y un boli casi gastado. Buscando, entre olas y viento, las musas que le hiciesen juntar un par de letras para el grupo de ese año. Podría escribir de alguno de sus viajes, de cualquiera de sus últimas experiencias, o del nuevo alcalde de Podemos, que seguro que era un tema que no iban a tocar demasiado.

Leer más »