Los desconocidos

Hoy he presenciado un encuentro entre dos extraños que antes de llegar a serlo se extrañaron con pavor y furia, como si tras aquel amor ruinoso solo quedara el vacío eterno para ambos. He sido testigo de su ignorarse mutuo, como deseando que el otro no hubiera advertido la presencia propia. Como si pensaran que el paso de los años les hacía inmunes a aquella soldadura que, supuse, debía de unirles todavía aunque fuera para sentirse cerca en aquel instante.

Estudié sus gestos con detenimiento y no eran aquellos que trae el amor, espontáneos y libres ante la mirada de cualquiera. Habían adquirido el tinte grisáceo de todos los sentimientos que, por no ser buenos, pasan desapercibidos en cafeterías como aquella.

Él miraba compulsivamente el reloj de pulsera desgastado que ella, al descubrir en un vistazo de soslayo, recordó en un estuche aterciopelado que envolvieron sus manos jóvenes hace muchos noviembres. Ya no eran aquellas manos que sostenían la pequeña taza de café, maduras, rebosantes de experiencias que borraron las huellas que él dejó algún día.

En perfecta sincronía, las miradas se turnaban. Los segundos exactos de espera eran cumplidos por los ojos de ambos antes de lanzarse a la aventura de asomar la vista tras sentirse observados por el otro.Leer más »