La oveja negra

Texto escrito a partir de la lectura del microrrelato de Augusto Monterroso titulado La oveja negra.

Ser diferente, puede acarrear muchos problemas a todo el mundo. Soy diferente, lo sé. ¿Mortificado por ello? No estoy del todo seguro. Cuando eres el típico punto negro en un mantel de puntos blancos, destacarás. Lo quieras o no. Y destacar no siempre es bueno. Te quieres camuflar, ser simplemente tú mismo, normal en todos los sentidos; pero no puedes. Y acabas siendo limitado, hasta el punto de llegar a asesinar aquello que te hace diferente. La mayor desgracia que podría ocurrir. Porque, una vez silenciada la diferencia, jamás se puede recuperar. Y años después, cuando aquellos que ponían el cerco lapidario y limitador sean conscientes de que la diferencia que portabas no era mala, sino todo lo contrario, comenzarán a rendirle culto, a intentar entenderla como forma de redención. Pero tú ya no podrás formar parte ni de una ni de otra.

Porque ahora no eres ni el punto negro ni el punto blanco.

Ahora, no eres más que la oveja negra.

——————

Escrito por Alegría Jiménez

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s