Y solo entonces

El día que se sequen los océanos
que el rayo con sus garras de luz
horode la tierra y deje mella.
El día que los gritos se eleven
hasta la extinción y el silencio
infinito, venga tras el dolor.
 El día que se abra la herida
que brote la sangre,
que calle el amor.

Leer más »