La flor de Suecia

«A la memoria de Manuela. R, asesinada en Galway el 9 de Octubre de 2007»

A veces se vive y a veces, a veces solo se muere.

Flotaba como un lirio. Sobre el agua. Con los ojos abiertos de par en par y la piel cubierta de verdín. Nunca podría contar nada, pero el terror quedó imprimado en sus ojos, transparentes de muerte. Ellos contarían su historia. La del collar violáceo que adornaba, ahora, su cuello.

Lili estaba de vacaciones. Pasó dos días sin parar de sonreír. Con los labios y con la mirada, la de niña aprendiendo a ser mujer. Porque tenía edad de ser ligera, esa en la que la madurez aún no se había instalado sobre sus hombros. Todo un verano en el extranjero. Para aprender idiomas, sí, y para vivir aventuras. Quizás, incluso, para enamorarse. Puede que lo viera una o dos veces antes. Perdido entre el gentío. Puede que fueran más, pero no se percató. Siguió con su alegre correteo bajo la lluvia veraniega. Cada esquina representaba un horizonte nuevo. Cada bocanada una nueva versión de libertad. El brillo del momento le impedía ver que la acompañaba una sombra.Leer más »