Olor a muerte y óxido

Summary: El sentimiento de soledad era algo que me aterraba. Pero guarecido bajo tu protector abrazo, no le temía a nada, pues sabía que no estaba solo… Hasta el día que un disparo te apartó de mi lado.

———————-

El sentimiento de soledad era algo que me aterraba.

Guarecido bajo tu protector abrazo, huía cual cobarde de las sombras, de los ruidos, del viento que amenazaba con arañarme abriéndose pase entre tus brazos. Nunca me gustó la noche. Todo estaba oscuro y frío: la luna mostraba su pálido y esquelético rostro en el cielo; y los fantasmas salían a pasear de entre sus tumbas en aquella misteriosa torre. Mas tú siempre estabas allí.

—Tranquilo, mi niño. Nadie te hará daño — me decías mientras secabas mis lágrimas. Me apretabas contra tu pecho y dejabas un beso en mi cabeza.

Aquel era tu conjuro mágico: el viento dejaba de mecerse entre los árboles, las sombras se escondían, la luna parecía sonreírnos y los fantasmas venían a saludarnos y a regalarnos un frío y pero cariñoso lengüetazo. Aquello seguía sin gustarme, pero ya no sentía miedo. Porque junto a ti, yo no estaba solo…

… hasta el día que aparecieron los hombres de negro.

Quisieron separarme de ti, apartarme de tu cálido abrazo. Lágrimas de pavor se escapaban de mis ojos junto a los alaridos de socorro de mis labios que lograron asustar hasta al más bravo de los fantasmas.

Pataleé.

Temblé.

Lloré.

Las afiladas garras sin corazón de esos monstruos se clavaban lentamente en mi cuerpo. Su diabólica y estridente risa martilleaba mis oídos hasta que mi pecho dolía. Quería gritar, pero no podía. Ellos también se habían apoderado de mi voz.

Entonces la vi: esa jaula roja y grisácea que se acercaba triunfante con pasos seguros y agigantados.

Grité.

Pataleé.

Temblé.

Mis ojos se encontraron con los tuyos. El miedo se reflejaba en ellos, al igual que mi cara de espanto. Te llamé, pero ningún sonido salió de mis labios. Entonces sonreíste.

—Se fuerte, mi niño. Te quiero — te oí susurrar…

… y un disparo te arrancó de mi lado.

Aquellos monstruos se fueron y te llevaron consigo. La soledad y la tristeza se apoderaban de mí cada vez que alzaba la vista a aquella torre. Donde sabía que ellos estaban; donde sabía que tú estabas…

Porque tú también te convertiste en uno de ellos.

Ahora tu abrazo ya no era cálido; era frío como el hielo y letal como un arpón. Los monstruos te temían, los fantasmas te tenían miedo… y yo huía despavorido cada vez que te acercabas. No sabía qué eras, pero sabía que eras tú.

Y eso era lo que más me asustaba.

—¿Qué te pasa, pequeño? — Hasta el día que apareció esa cálida voz.

Me abrazó como tú solías hacerlo. Me prometió el cielo y la tierra si dejaba de llorar. Me arropó cuando más lo necesitaba, cuando más te necesitaba. El conjuro mágico volvió a restaurarse y la soledad dejó de amortizarme. Ya no había gélido viento susurrando horribles palabras en mi oído; ya no había fantasmas malos ni hombres de negro. Ahora solo estaba él junto a su dulce sonrisa.

… y entonces tú apareciste detrás de él.

Temblé.

Quise detenerte; quise decirte que él no iba a hacerme daño; que sus jaulas no daban miedo porque no estaban frías, sino que eran tiernas y cálidas. Pero tú jamás me escuchaste…

—¡No, mamá!

… y lo atacaste.

Aquel día, el pueblo dejó de oler a lavandas…

… ese día, el pueblo solo olía a muerte y óxido.

Texto inspirado en la historia de Cubone y Marowak de Pueblo Lavanda que apareció por primera vez en el videojuego Pokemon Rojo, Pokemon Azul y Pokemon Amarillo.

Nota de la autora: volver a leer el texto escuchado de fondo el tema de Pueblo Lavanda (Lavender Town theme). Puede ser la versión original de Pokemon Rojo/Azul/Amarillo, la versión de la Beta de Pokemon Verde (Pokemon Green, solo disponible en Japón) o la remasterización de Pokemon Rojo Fuego/Verde Hoja. Se adjunta el de esta última a continuación.

———————————-

Escrito por Alegría Jiménez

Un comentario en “Olor a muerte y óxido

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s