Mapas (mentales) II

Cómo no, a Edith Checa. En la generación trambólica echamos de menos sus correos y conservamos aún las piedras mágicas que en su día nos regaló.

Os dejo el relato Mapas que cuenta la primera parte de la historia de Luis y Octavio

Caracas, Venezuela. Luis y Octavio bajan del avión y, desde este momento, nos adentramos en la mente de los dos personajes a lo largo de su recorrido por la ciudad.

Luis

Hay que ver qué viaje me ha dado el cabrón no puedo más no puedo más suerte que bajamos ya pero es que ha sido horrible horrible no sé ni cómo he podido aguantarlo uf uf uf pero será mejor respirar hondo que aún queda mucho viaje y voy a tener que aguantarlo hasta el final el final se me va a hacer eterno eterno se me ha hecho el vuelo y eterno se me va a hacer el puto viaje pero hay que animarle que es la primera vez que supera su fobia su jodida primera vez y me ha tocado a mí a su lado pero hay que animarle hay que animarle.

―Ha sido horrible, Luis, horrible. No vuelvo a volar nunca más.

Tócate las pelotas si ha sido horrible y el cabrón este no se ha dado cuenta de lo mal que me lo ha hecho pasar a mí Octavio y su empatía bajo cero si no sé de qué me quejo ya sabía yo lo que iba a pasar y con quien me subía a ese avión si de bueno seré tonto que por no dejarle tirado en este momento sabiendo lo que iba a pasar si es que lo sabía estaba clarísimo pero no yo ahí apoyándole ¿qué ha hecho él por mí? nada pero yo ahí siempre y ahora quiere conocer a su padre que seguro que no existe nadie más hijo de puta que él en el mundo abandonando a su mujer y a su bebé y desaparecer durante tantos años pero si quiere verle ¿cómo voy a decir que no? y más con ese estúpido miedo a volar que tiene que a ver si se da cuenta de una vez de que no pasa nada y se le pasa ya esa fobia absurda y no tiene que joder a más gente porque este vuelo no se me olvida en mi vida.

―Que no, hombre, que no.

Mira después del puto paso de gigante que has dado hoy tú no te vas a quedar ahí tenlo claro clarísimo vamos no lo voy a permitir ni se me ocurre eso sí conmigo ni de coña te vuelves a subir a un avión hasta que no estés curado al cien por cien que me ha dejado la mano hecha una porquería de tanto apretar ¡qué tensión ni qué tensión! y esos chillidos o mejor dicho berridos que daba que todo el avión nos miraba durante el despegue y pensaban que estaba loco que poco le falta pero qué despegue bueno y qué aterrizaje eso ya ha sido apoteósico ¡qué final! Que veía que el avión bajaba y no se le ha ocurrido otra cosa es que me he tenido que reír y todo no se le ha ocurrido otra cosa que pedir el paracaídas por si acaso que sin paracaídas no pensaba aterrizar esa sí que no me la esperaba que ni me he podido contener la risa qué locura qué locura de viaje a ver si se acaba pronto que luego me toca volver con él y no sé si saldré vivo.

―Hay que buscar un taxi.

Está muy serio más de lo normal sigue traumatizado jaja espera voy a contenerme no me voy a reír en su cara que lo ha pasado muy mal y todavía no se ha recuperado el pobre que me lo ha hecho pasar mal sí pero no querría estar en su lugar que mira que Octavio es serio pero la carita que tiene ahora mismo es tela marinera uy esa venezolana cómo está madre mía cómo está ¿pero dónde se ha metido este? ah mira si está ahí ya ha encontrado un taxi y todo si es que Octavio es el colmo de la eficacia eso sí el taxista tiene un par de pelotas bien puestas para parar a alguien con la cara como la que me lleva este y el coche está bien es bastante cómodo mejor que el aeropuerto que no me ha gustado nada muy feo.

―Calle Araure, por favor.

Bueno tenemos dirección eso es bueno supongo porque no sé adónde vamos y hasta ahora pensaba que Octavio tampoco así que bien ahora a ver si se le pasa el empanamiento monumental que tiene encima y se vuelve un poquito persona que este va a ser un día de emociones fuertes para él y no puede afrontarlas yendo así por la vida que para eso vale la pena que se quede en casa que después de treinta y dos años va a conocer al cabronazo de su padre y tendrá que saber cómo actuar qué hacer cuando esté delante de él y le mire a los ojos que hemos venido a eso que se ha montado en un jodido avión con lo que es para él subirse a un avión para eso.

―No lo sé, la verdad, no lo he pensado.

¡Venga va! No te creo eres un mentiroso si no hay nadie en el mundo que sea más cuadriculado que tú ¿cómo no vas a haberlo pensado? Si has venido a eso hombre yo no te voy a preguntar más porque no tienes cara de que te pregunte más pero no me jodas tienes algo pensado me juego un pie y si no ahora en estos cuarenta minutos de taxi seguro que has estado pensando algo seguro seguro vamos a pagar al taxista y a salir de aquí que ya tengo ganas de patearme un poco Caracas, ver lo que hay por aquí y salir de aviones coches y cualquier sitio en el que te sientes y te lleve a otra parte quiero caminar tengo las piernas agarrotadas y esta zona de la ciudad no me parece mal para dar una vueltecita mientras encontramos la casa de este hombre.

―Es la casa que está frente a un supermercado.

Pues entonces tiene que estar por aquí ya se le ve más espabilado me alegro mucho de que ya se le haya pasado el estrés el jet lag y todo lo que tuviera encima ahora que está a punto de llegar su gran momento parece que ya la ha encontrado ¿será esa su casa? No parece muy seguro y como no sabemos a quién narices buscamos puede ser muy divertido tocar el timbre y contar al vecino de turno lo que estamos haciendo en Caracas.

―Sí, esta es la casa. Toca tú, hazme el favor.

Hombre gracias por pensar en mí para esto también me voy a comer todo el trabajo sucio con la excusa de la fobia a los aviones ¿y qué le digo? bueno mejor es no pensarlo más y actuar simplemente actuar que cuanto más lo piense va a ser peor venga una dos y tres voy a tocar… ya está ya está lo he hecho a ver si responde alguien venga venga yo no puedo más con la tensión ¡ay! que abren debe ser este señor sí sí que es vaya qué nervios no sé si me lo imaginaba así parece muy mayor pero no tiene cara de mala persona no tiene cara de haber hecho lo que hizo y parece que al fin se acerca Octavio que ha decidido que ya basta de dejarme solo este es su momento no sé si lo va a disfrutar o no pero este ha sido siempre el objetivo de nuestro viaje siempre así que ahora le toca a él ser el protagonista.

―¿Papá? ¿Eres tú?

Mejor me alejo un poco voy a dejarles su espacio para que hablen o se miren, se abracen o lo que quieran hacer yo no sé bien cómo actuaría la verdad seguro que Octavio ahora lo tiene que estar pasando fatal pero se supone que eso era lo que quería es que si tu padre le abandonó como hizo y ahora empieza a buscar a su hijo es raro porque mira que lo he pensado y no tiene sentido para nada pero si es lo que ha ocurrido no sé si vale la pena hacer más preguntas o no sé si vale la pena que yo las haga que el que las tiene que hacer es él y desde aquí no veo si están hablando o no creo que me voy a acercar un poco ¡hostia! ¿pero qué…? Joder joder lo que está haciendo voy voy corriendo a pararle que se le ha ido completamente de las manos no sé si llego a tiempo joder pero qué has hecho Octavio qué has hecho por Dios y ahora qué si es que lo habrá matado deja de mirarme con esa puta cara de psicópata y dime qué coño hacemos que yo de esto no sabía nada.

―Salgamos de aquí.

Octavio

Baja muy rápido demasiado como no frene nadie sale vivo baja rápido baja muy rápido piloto ¿no se da cuenta? vamos a morir tierra tierra piso tierra ya ya ya pasó ya pasó es que en mi vida en mi puñetera vida vuelvo a subir en un trasto así jamás y me da igual lo que me diga Luis y que intente liarme como hace siempre no yo me quedo en Caracas para siempre con tan de evitar esa tortura con alas en la que he estado tantas horas ahí arriba casi me da algo si casi no podía ni respirar.

―No digas eso, hombre, si lo has hecho muy bien. Poco a poco lograrás superarlo.

Yo no estoy preparado para esto Luis por mucho que te empeñes no lo voy a conseguir y además lo sabes déjalo de una vez ya he tenido bastante ya no puedo más deja de presionarme ya basta que ahora tengo muchas cosas en las que pensar y tú me has obligado a subir en ese aparato que casi me da algo que ya no puedo más que se acabe ya esta pesadilla por favor.

―Pero no te rindas ahora, ya has dado el paso más difícil. Bueno, ¿ahora dónde vamos?

Vale pero no me insistas más vamos a salir de este lugar infernal de una puta vez que no puedo más y no quiero volver a ver un avión en mi vida en mi vida fuera aviones vamos por un taxi que aún queda mucho por hacer y necesito recuperarme de todo esto que no puedo ver a mi padre en este estado debo estar muy concentrado para que todo salga bien taxi taxi no sé salir de este maldito aeropuerto dónde pueden estar los taxis quiero un taxi bueno parece que Luis me está diciendo algo

―Pues yo creo que es por ahí.

Pues si es por ahí vamos mira pues tenía razón aquí ya hay un cartel de salida y más allá veo taxis a por ellos oe a por ellos oe ya queda menos para salir de este infierno es que no quiero ver un avión nunca más ¡taxi! bien ya para vamos para adentro pero dónde está Luis coño ven ya que estás más perdido que tenemos prisa que quiero salir ya de aquí pero al menos ya tengo taxi parece majo el hombre y ahora podré relajarme y pensar en lo que viene calle Araure por favor parece que sabe dónde es ya estamos en marcha a relajarse a relajarse recuperarse de todo esto y centrarse en mi padre en mi padre

―¿Y qué vas a hacer cuando estés delante de él?

Si le lo merece no me lo vas a impedir y sabes que se lo merece sabes que no ha podido ser más cabrón conmigo y que voy para joderle no para alegrarle que me abandonó que mató a mi madre y nos jodió la vida a los dos para desaparecer y luego me envía correos misteriosos sin decirme quién es para que sepa que sí que se ha preocupado por mí no cabrón lo que pasa es que me vigilas me espías no sé por qué motivo porque en treinta años no he recibido ninguna ayuda tuya solo esos correos con una cuenta falsa y sin decirme quién eres no sé lo que voy a hacer lo pensaré pero voy a joderle voy a joderle bien que se lo merece no llevo un cuchillo porque en los malditos aviones no me dejan qué asco dan pero sé seguro que te voy a joder bien así que prepárate.

―Tranquilo, pago yo

Este es su barrio por aquí tiene que estar su casa cerca de un supermercado como me dijo cuando descubrí quién era y me invitó a venir a verme no podía haber venido él si tanto me ha protegido como dice si tanto sabe de mí no sé cómo ha podido hacerme venir con mi fobia a los aviones no tiene corazón él mató a mi madre es el único responsable de su muerte y va a pagar dónde está ese puto supermercado tengo que encontrarlo ya quiero mirarle a los ojos a la cara y mirarle bien antes de destrozársela porque no se va a librar no tengo un cuchillo no tengo nada pero sí mis manos con mis manos mis puños con fuerza con rabia humana y con esa furia de golpear a alguien que no tiene sentimientos a una roca que me abandonó con dos meses y dejó a mi madre morir y caer en las drogas y morir la mató él le jodió la vida y ahora voy yo a por él.

― Míralo, ahí está, entonces tiene que ser por aquí.

Sí ya la veo es su casa la casa de mi padre su casa para esto estoy aquí pero no puedo moverme no tengo fuerzas para avanzar un paso más tengo miedo toca tú Luis toca tú hazme el favor que no puedo el miedo me supera me tiembla todo pero tengo que ser fuerte él tocará, le abrirán y yo mirándole a los ojos y yo cogeré fuerzas del cielo o de donde haga falta y avanzaré y seré demoledor hoy he subido a un puto avión y no hay nada que me aterrorice más que eso no voy a concederle a ese mindundi ese privilegio no y se la voy a partir, voy a ir a por él aunque la policía luego me detenga y yo sea ciudadano extranjero aunque me torturen y no pueda volver a salir no saben que la peor tortura es meterme en un avión de vuelta a Madrid no les tengo miedo ni a él tampoco

―Estás preparado, ¿no? Allá voy.

Ni a ti tampoco papá vas a morder el polvo jamás olvidarás lo que nos has hecho lo me nos hiciste a mamá y a mí y luego no me vas a volver a ver en tu vida ni vas a saber más de mí ya abren le veo le miro a los ojos pero no puedo moverme no puedo no puedo venga pero no es que no puedo Luis está ahí a su lado y yo aquí vamos muévete Octavio avanza eso es otro paso más y otro y otro ya estoy avanzando ya lo tengo cerca Luis se va nos deja solos hola papá cuánto tiempo no me digas tu nombre no me digas nada que no quiero oírlo sabes lo que nos hiciste ¿verdad? sabes que te voy a joder como tú hiciste conmigo no me digas que de no ser por ti ella habría abortado que no estaría aquí la engañaste le hiciste creer que la ayudarías y desapareciste para siempre seguro que ni una sola palabra de las que le dijiste eran verdad ni lo son las que estás diciendo ahora que no te estoy escuchando que te calles de una vez no me digas que te alegras de verme no no no me abraces aléjate no quiero tocarte si no es para hacerte daño suéltame ya cabrón no hagas de padre ahora que llevas treinta años de retraso mira esa silla me puede valer no me parece justo que te hayas ido de rositas todos elegimos nuestros actos somos libres pero tenemos que responsabilizarnos de las consecuencias y estas son las consecuencias qué poco pesa ahora la silla y él en el suelo no se puede mover pues estas son las consecuencias y esta también y esta.

―¡¿Pero qué haces?! ¡Para!, ¡no!

Vale ya paro ya paro no llores hombre ¿no ves que no pasa nada? ya he terminado ya me voy y espero que no vuelvas a ponerte en contacto conmigo y si me pilla la policía no haré como tú, acepto mi culpa porque lo he hecho Luis me está poniendo nervioso que pare quieto ya adiós papá me voy ya me alegro mucho de haberte conocido de haber establecido contacto físico muy físico que el correo electrónico es muy frío y me alegro de que ya estemos en paz pero Octavio no te ofusques esto ya se acabó hay que salir hay que marcharse y Luis ha colapsado no se esperaba algo así serénate respira hondo y dile algo dile que se calme o mejor dale instrucciones si salimos del país antes de que nos detengan podremos escaparnos dile que nos vamos díselo con seguridad lo necesita díselo.

―Salgamos de aquí.

2 comentarios en “Mapas (mentales) II

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s