Volar.

Mucho me temo que vienen a rescatarme del abismo en el que me encuentro. ¿Debo gritarlo a los cuatro vientos, desde la maldita cama que me engulle por momentos? ¿Debe mi cuerpo marchito y desolado, sucumbir a la clemencia y el egoísmo familiar? No luchéis más, deseo descansar. El ocaso de mis días soleados ha llegado. ¿A caso no me veis? Deseo irme, no quiero que me salvéis. Dejad que la oscuridad me lleve y pueda viajar allá dónde mi alma, cansada y derrotada por la edad, me lleve. Adiós chiquillos míos, florecillas hambrientas por atarme a vuestro lado unos míseros días más… por favor, dejadme volar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s